Etiquetas

,


Alegando que “el misionero” no favorece la fecundación, legisladores ucranianos buscan prohibir está posición sexual y en cambio promueven “el perrito”; críticos alegan que es una distracción para lograr penalizar el aborto.

Considerada tradicionalmente como la posición sexual más recatada o pía, “el misionero” podría ser la posición más recurrida alrededor del mundo.  Sin embargo, un grupo de legisladores encabezado por la diputada ucraniana Natalia Korolévskaya, ha presentado un proyecto de ley que prohibiría a los habitantes de este país practicar sexo bajo este formato. Aparentemente no es que Korolévskaya esté en contra de la monotonía que puede derivar del aplicar exclusivamente esta postura durante un encuentro sexual, sino que argumenta que no favorece la fecundación.

En síntesis, la nueva ley contrarrestar los problemas de fertilidad y la disminución de población en Ucrania, por lo que dentro del mismo proyecto de ley se incluiría la prohibición del aborto y una penalización a las parejas que rebasen los 25 años sin concebir un hijo.

Pero tal vez lo más peculiar de esta iniciativa es que, indirectamente, busca promover el coito a tergo, conocido vulgarmente como ‘posición del perrito’, ya que según Korolévskaya resulta más eficaz para lograr la fecundación.

Los críticos de esta iniciativa aseguran que la potencial prohibición de “el misionero”, no es más que una distracción para conseguir la penalización del aborto, lo cual en caso de suceder atentaría contra el actual derecho de toda mujer ucraniana a recurrir  está decisión.

Anuncios