Etiquetas

,


Es difícil pensar en dos iconos que generen mayor devoción, con excepción de un billete de dólar, que Jesucristo y el televisor. En torno a ambas figuras se reúnen ritualmente millones de personas para profesar su lealtad. Y curiosamente, en Florida, ocurrió un caso que une ambos iconos en un fenómeno paranormal (o tal vez, mejor dicho, pareidólico).

Guerda Maurice se encontraba en su casa, dedicando su tiempo y energía a disfrutar en su televisión el programa The Bachelor. Durante la transmisión apareció un “diseño” que ella quería capturar y tomó su teléfono para fotografiar la pantalla. Al querer observar la imagen que recién había captado, su teléfono sorpresivamente dejó de funcionar. No fue hasta el día siguiente cuando, de forma tan inesperada como su temporal muerte, el teléfono revivió gracias a una llamada entrante. Y al tomar el dispositivo, la Sra Guerda quedo perpleja al percibir en la fotografía la imagen de, nada más y nada menos, que Jesucristo.

“Cuando el teléfono volvió en si dije oh Dios! Lo deslice y vi la imagen de Jesucristo.” afirmó emocionada Guerda.

Y así se consuma un nuevo episodio de la larga serie de “apariciones místicas” que empapan la cotidianidad de los fieles.

Anuncios