Etiquetas

,


Una rolliza mujer aparentemente fuera de sí destruyó campantemente el parabrisas de un hombre que quería llevar su auto al taller. La escena fue inmortalizada por una atenta vecina.

Toda regla tiene su excepción y en ocasiones excusas como “mi perro se comió mi tarea”, “una turbina de avión chocó contra mi habitación” o “una mujer desnuda gigante destruyó mi parabrisas” aunque improbables, son verdad.

John Knight, ciudadano de San Francisco despertó hace unos días pensando que por fin arreglaría su auto. Víctima de la más surrealista Ley de Murphy, Knight, de 25, estaba manejando su Volvo en el barrio Noe Valley de San Francisco cuando observó una escena extraña: una mujer de poderosa “carrocería” estaba siendo detenida por personal médico envuelta en una cobija. Poco después la mujer se despojó de la cobija la arrojó a los médicos y se dirigió hacia el auto de Knight, completamente desnuda salvo unas zapatillas deportivas.

“Camina directo a mí. Se para sobre el cofre de mi auto y empieza a pisotear el parabrisas”, comentó Knight.

La mujer, de más de 120 kilos, fue detenida por la policía después de que aplastó el coche de Knight en un despliegue de su descomunal fuerza. La mujer ya había sido reportada por ir desnuda abordo del tren urbano.

Mientras tanto John Knight tuvo que explicar a su seguro lo sucedido. Algo que ciertamente no fue fácil.

Afortunadamente para fines de contar esta historia, tenemos la imagen que tomó una vecina, captando en el momento culmen a la mujer desnuda gigante arrollando el auto de un joven completamente azorado.

Anuncios