Etiquetas

,


Una pintura antropomórfica hallada en Brasil, representa la figura de un hombre con un falo de proporciones desmesuradas; pero entonces… ¿Qué nos pasó?

Hace un par de años, un equipo brasileño de antropólogos de la Universidad de Sao Paulo, descubrió una de las pinturas más antiguas que haya hecho el hombre. El dibujo, que fue ubicado durante una excavación de establecimiento rocoso conocido como Lapa do Santo, representa una figura antropomorfa que incluye, curiosamente, un desmedido falo.

La pintura muestra a un hombre con cabeza en forma de “C”, brazos extendidos, en cuyas manos se muestra el signo del dígito tres, pero lo que más llamó la atención de los investigadores, es que el pene es representado con una longitud que, prácticamente, equivale al largo de las piernas. El hallazgo ha provocado diversas teorías, y genera interrogantes como ¿Tenían nuestros antepasados un gran ego en torno a su viriliad? o ¿Han sufrido los varones un proceso de involución fisiológica respecto al tañamo de su miembro?

Pero más allá de las dilucidaciones fálicas que esta figura pueda motivar, lo cierto es que el descubrimiento implica importantes revelaciones para el estudio antropológico. El dibujo fue realizado hace 9,000-12,000 años, lo cual es extremadamente raro para el lugar en donde se halló.

“El hallazgo sugiere que esta figura antropomorfa corresponde al petroglífico más antiguo, que se haya comporbado, entre los que se han encontrado en el Nuevo Mundo. Lo anterior indica que durante la frontera entre el Pleistoceno y el Holoceno, las actividades de aquellos que habitaron en América del Sur no estaban restringidas al uso de herramientas de piedra y a la supervivencia, sino que también incluían otras de dimensiones simbólicas” afirma Walter Neves, quien encabezó el equipo que realizó el hallazgo.

Anuncios