Etiquetas

,


¿Es una divinidad o un impostor? Esta es la enorme polémica que se ha levantado en Sudáfrica ante la supuesta resurrección del músico Kukekani Kwakhe, mejor conocido como “Mgqumeni”. Este popular artista aparentemente había muerto en diciembre del 2009, después de beber una cocción venenosa que le dio un sanador tradicional. Pero ahora ha regresado a su hogar en Mquthu, en el norte de KwaZulu-Natal, Sudáfrica.

La noticia de su regreso ha hecho que miles de personas se desplacen de diferentes locaciones para ver al músico, cuyo pálido cuerpo fue reconocido por algunos primeros perégrinos.

“Soy Mgquemeni. Y sé que algunos no lo creen, pero sí es verdad. Soy yo”, saludó a sus fans el uncido de ultramundo.

“He estado sufriendo mucho en el lugar donde me detuvieron con zombies. Fue el infierno y estoy agradecido de haberme liberado y poder regresar a mi familia y con ustedes que siempre me han apoyado. Prometo continuar cantando una vez que recobre mi fuerza”, dijo Mgqumeni, señalando que no recuerda el lugar donde estuvo recluido con los zombies. El cantante, como Lázaro, dio las gracias a Shembe, el fundador deificado de la Iglesia Baptista Nazarena Zulu.

Mientras que algunos recibieron su regerso con entusiasmo, otros manifestaron su indignación, y planean llevar el caso a las cortes por fraude.

Un amigo de Mgqumeni sostvo que se trata de una farsa, ya que él conoce perfectamente a su amigo y el susodicho no es Mgqumeni. Por otro lado la abuela del cantante dijo que su familia estaba agradecida por su regreso y confirmó su identidad.

La policía investiga el caso y se planea someter al hombre que dice ser Mgquemni a un examen de ADN.

Es evidente que toda esta situación parece ser un truco mediático, aunque por otro lado tal vez el 2012 sea el año en el que las estrellas deciden regresar de su isla fantasmagórica donde vacacionan interdimensionalmente y veremos llegar a la cena a Elvis Presley, a Jim Morrison, a Kurt Cobain y a Michael Jackson, desempolvándose el rostro -de ex zombies– para recibir la luz galáctica.

Anuncios