Etiquetas

,


En una interesante paradoja que cohabita al interior de diversos fenómenos sociales, resulta que Anonymous, el popular colectivo de hackers, indirectamente beneficia la comercialización de artículos de la corporación mediática Warner. En una realidad contemporánea que incluye entre otros protagonistas al consumismo (entendido como la relación entre identidad y un objeto material), el activismo digital (encabezado por misteriosos hackers) y la viralización de modas y tendencias, nace este bizarro fenómeno.

Anonymous se ha ligado icónicamente a un específico modelo de máscara o careta que goza de fama mundial desde que apareció en 2006 la cinta V for Vendetta (que por cierto es la adaptación de una historieta del genial Alan Moore) y que fue producida por Warner en 2006. La máscara del rostro de Guy Fawkes, utilizada en la película por el personaje V, ha cubierto el rostro de los miembros de Anonymous en sus múltiples video-desplegados y ha sido masivamente utilizada por manifestantes en diversas protestas populares alrededor del mundo.

Sin embargo, lo que no muchos saben es que Warner posee los derechos sobre esa imagen, lo cual quiere decir que cada vez que una de las caretas es adquirida, la gigantesca compañía (que el año pasado facturó casi treinta mil millones de dólares) recibe un porcentaje. De hecho la máscara de Guy Fawkes es por mucho la más vendida en Amazon, superando incluso a los grandes clásicos como Batman o Darth Vader.

Así las cosas, una vez más se consagra la confusión en esta era de la sobre-información y el frenesí. Aunque en este caso, al menos, el fenómeno también representa un tributo a una de las figuras más exquisitas de la mente humana: la paradoja.

Anuncios