Etiquetas

,


Los Iluminati: el psicojuguete favorito con el cual nos enfrentamos a algo que no tiene nombre pero que parece acecharnos y controlar el destino de nuestra vida en este planeta. Ya lo había descubierto Robert Anton Wilson (quien justamente muriera en estas fechas hace 5 años): la mejor forma de enfrentarnos a esta divertida y paranoica conspiración global es a través del humor. Décadas atrás se fundó la religión de Principia Discordia (un grupo subversivo liderado por un mono telepático de las estrellas que logró asentarse en la cima de la pirámide y hacer un guiño con el Ojo Que Todo Lo Ve). Hace algunos años Steve Jackson creó el juego de cartas Illuminati, una broma y un juego de reality hacking —más allá de las propiedades proféticas que algunas personas le han adscrito (predijo en sus imágenes supuesta y sincromísticamente el ataque a las Torres Gemelas, el derrame del Golfo de México o el evento de la Planta Nuclear de Fukushima y quizás todo el futuro está en esas cartas o en cualquier set de cartas que se desdoble del modelo del Tarot).

Ahora, dentro de esta tradición lúdica al interior de la esoteria-pop mundial, tenemos Illuminati Toys, una compañía ficticia creada por Truther Toys, aparentemente para llamar la atención sobre la oscura agenda eugénica del Nuevo Orden Mundial. No sabemos si este grupo se toma en serio o es puro chascarrillo (esperemos que no se tomen en serio), pero sus pieza son ciertamente divertidas para cualquiera que alguna vez se ha interesado por estos temas.

Arriba: el ensamble de juego de Bohemian Grove, la reunión que se celebra todos los años en California, a la que asisten los políticos y empresarios más poderosos de Estados Unidos y donde supuestamente realizan una serie de actividades que van de lo pueril a lo abyecto. “Juega como los niños grandes secretamente en el bosque y representa tu propio Ritual Satánico de la Cremación de las Cuitas y quédate a dormir sin papás para ser sodomizado”.

Anuncios